Seis meses sin pisar las aulas, es tiempo más que suficiente, para comprender que nuestros hijos están más que desorientados y les viene mejor que nunca volver a recuperar las rutinas, tan deseadas, que sólo cuando nos las quitan es cuánto nos damos cuenta de lo importantes que son.

Las medidas, – a mi juicio improvisadas, después de todo lo que ya sabemos – creo que de nuevo nuestros chicos, en su mayoría, tendrán un comportamiento ejemplar. No se podrán evitar los contagios, pero estoy convencido que la comunidad educativa será un colectivo que estará a la altura que se le requiere.

La economía resentida después de un verano nefasto volverá a sufrir y veremos oleadas de expedientes de regulación de empleo y de jubilaciones anticipadas por doquier, pero de verás que tenemos que aprovechar la circunstancia para hacer piña y procurar darle la vuelta al calcetín.

Tan fácil como procurar consumir en local, aflorar nuestros ahorros en nuevas inversiones, aprovechar la financiación que hemos logrado a precios gratuitos para invertir en tu empresa y lo que es más importante, buscar lograr una cadena de suministro nacional, creo que son las claves para salir cuanto antes y recuperar la senda del crecimiento de nuestro PIB.

Felicito a todos nuestros clientes y demás empresarios, que me consta, que están desarrollando estás políticas de un tiempo a esta parte, y que sepan que el renovado equipo Compitte estará ahí para echar un cable en todo lo posible.

Motivemos nuestra capacidad relacional al 200% que toca ahora ponerla en valor de verdad.

Suerte y gracias.

Natxo Vadillo – Compitte –