La calidad e imagen de una marca no sólo es debida a la excelencia de sus productos, sino también habida cuenta de cómo se comporta con sus clientes y el mercado.

Vorwerk España ha realizado recientemente una difusión de una comunicación dado que un determinado número de unidades de sus famosos robots, fabricados durante un periodo de tiempo concreto, presentan un fallo en el producto, concretamente en la junta de la tapadera.

Esta anomalía podría provocar por ejemplo quemaduras abriendo el vaso con rapidez.

Con el fin de reparar inmediatamente y no provocar daños, se comprometen a enviar sin coste alguno a todos los usuarios que disfrutan de su tecnología fabricada entre octubre de 2012 a mayo de 2014, una nueva junta de la tapadera sin coste alguno.

Además mientras el usuario de la maquina no recibe el recambio, en su comunicado aconsejan a reducir la velocidad de giro paulatinamente y así no estar expuesto a que salpique su interior.

Esto es lo que yo llamo un ejemplo de cómo hay que resolver los fallos de producto. Se puede comprobar que la política de la empresa es la satisfacción de verdad de sus clientes e incluso el sentido de pertenencia que tenemos todos sus usuarios a sus productos.

La imagen que tienen, la innovación en la cocina y toda la pléyade de cocineros que nos han cambiado la vida en los fogones, no es más que el fruto de un buen producto y de un buen servicio.

La industria aseguradora está preparada para gestionar casos similares con todos los gastos que ello implica, atendiendo a los perjudicados que sufran daños y al cliente fabricante en los gastos de comunicación, retirada, sustitución, etc…

No tengan ninguna duda que Vorwerk tiene una adecuada y dimensionada cobertura al tenor de su rigor en la gestión.

La pregunta es ¿y su empresa, está igualmente de bien preparada?

Analicemos sus programas de seguros dando respuesta a los riesgos que le inquietan, hayan ocurrido o no. Tenemos que estar bien gestionados para un hecho similar.

Enhorabuena Vorwerk y gracias por hacernos la vida más fácil.

Natxo Vadillo –Compitte –