Esta semana pasada en concreto el jueves tuve ocasión de acudir a unas jornadas que la publicación SIC especializada en ciber seguridad donde acudieron los ponentes más prestigiosos de España.

Lo que me quedó claro son tres cosas. La primera es que no se nada sobre los ciber riesgos, que la amenaza sobre la actual coyuntura digital y futura es enorme y que desde luego ni siquiera especialistas del sector dejan de sorprenderse a diario cuando averiguan y analizan nuevas exposiciones.

La segunda; que salvo el mercado asegurador americano que lleva ya una relativa reciente experiencia, el resto del mercado europeo está en pañales dado que aún están discutiendo lo que se desea cubrir y cómo limitar el riesgo, parámetros estos básicos para el nacimiento de cualquier póliza.

Y la tercera, es que no se puede despreciar el asesoramiento de especialistas por mucho que tengas alguna limitada cobertura aseguradora y dispongas de un clásico antivirus actualizado.

Lo que se denomina balancear el riesgo es clave. A medida que incorpores en tu organización procedimientos eficaces, tecnología de última generación y una permanente vigilancia por empresas expertas en seguridad que te monitorizan tus comunicaciones y tus procesos, conseguirás disminuir el coste de un buen seguro y harás tu organización sumamente eficiente.

Lamentablemente siempre funcionamos mediante el método prueba y error, más aún en este entorno de las nuevas tecnologías donde no dejamos de ser un usuario con más o menos destreza.

Así en concreto este mismo viernes, un muy buen cliente y buen amigo, me llama indicándome que alguien ha suplantado la identidad de un proveedor habitual ubicado en el sureste asiático y le ha ordenado una transferencia vía Londres de 60.000 $ a una cuenta corriente falseada.

En consecuencia ha trasferido un dinero a una cuenta corriente que no es la de su proveedor por lo que acaba de perder una bonita cantidad de dinero.

Cuando ocurren cosas así uno no deja de seguir insistiendo incansablemente que es prioritario para todos nosotros ponernos en manos de empresas solventes técnicamente en ciber seguridad, empresas que nos implantarán métodos, tecnología y supervisarán 24 x 7.

No piensen jamás que la historia no va conmigo como habitualmente me suelen decir. La amenaza existe, es real y no ha hecho más que empezar.

Natxo Vadillo – Compitte –