Recopilamos exactamente el texto publicado en El Diario Vasco. Un artículo escrito por Koldo Arandia. Director General de Ibarmia, Vicepresidente de Adegi y Expresidente de Afm (Cluster de la Máquina Herramienta), testimonio que enlaza perfectamente con los valores de cooperación que en Compitte queremos trasladar de forma incansable.

El pasado 7 de noviembre, en un acto dirigido con maestría por el periodista Pedro García Larragán, con brillantes intervenciones de Guillermo Dorronsoro, José Luís Larrea y Michael Hauser con motivo de la conmemoración de los 100 años de Máquina-Herramienta (MH) en Elgoibar, el Viceconsejero de Industria del Gobierno Vasco, Juan Ignacio García de Motiloa, avanzó ante la concurrida audiencia la inclusión de una partida para el Renove de Maquinaria en los presupuestos del Gobierno Vasco 2015, a la vista del enorme éxito de idéntica iniciativa en el presente ejercicio.

Quiero ensalzar esta acción del Ejecutivo – que inició el Gobierno anterior siendo yo presidente de AFM –, ya que dichos fondos animarán la inversión en la castigada industria de la CAPV –  cada euro de ayuda se convierte en nueva inversión y no en gasto – tan necesitada de incrementar su productividad con medios más avanzados debido a la escasa tasa de inversión en bienes de equipo en este largo periodo de crisis.

Michael Hauser, de nacionalidad suizo-alemana, CEO de Tornos AG y una de las personas con mayor visión a nivel global de esta difícil industria de la MH, ensalzó el elevado nivel y capacidad de los fabricantes vascos y quedó maravillado del excelente ecosistema del que nos hemos dotado en el País Vasco para el desarrollo de esta actividad (AFM, Tecnalia, IK4, EHU, MU, Tecnum, Imh, Asmaloa, Teknika…), que nos permiten mantener una novena posición a nivel mundial y la tercera, tras Alemania e Italia, dentro de la UE. No está nada mal, pero opino que a todo ese ecosistema se nos debe exigir más, y aquí, el compromiso del tejido industrial local, y en particular el de las empresas líderes, es absolutamente necesario.

Los fabricantes de MH estamos habituados, desde hace décadas, a exportar niveles que, de media, superan el 75% de nuestra producción. Nuestras máquinas compiten y ganan, muy lejos de nuestras fronteras contra los más prestigiosos fabricantes mundiales. Nuestros clientes ensalzan la calidad y fiabilidad de nuestros equipos, pero, con mucha más frecuencia de la deseada, asistimos a la indiferencia de parte de la industria local que confía en productos de otros orígenes.

Confebask tiene identificada la colaboración entre empresas líderes y proveedoras como uno de los ejes de crecimiento de la economía vasca. Recientemente su presidente Miguel Ángel Lujua, apuntaba con acierto que debemos mirar con lupa la importante cifra de importaciones de la CAPV para identificar nuevas oportunidades de negocio en productos que no fabricamos o para actuar con mayor responsabilidad ante productos importados que también fabricamos aquí. De esto último ocurre bastante en la MH y aunque, a veces, se importan equipos muy avanzados, otras veces se importan equipos que se fabrican en Elgoibar, Durango o Azkoitia, o equipos de bajo nivel tecnológico que en nada ayudan a posicionar nuestro tejido productivo ante los enormes retos de iniciativas como Industrie 4.0 en las que alemanes y estadounidenses ensayan para dar el do de pecho.

Desde instituciones locales y autonómicas se dedican cuantiosos fondos con el objeto de fomentar el consumo de productos locales, dar visibilidad a las denominaciones de origen propias, destacar que son productos con Eusko Label remarcando la Kalitatea de los mismos. La MH no está dentro de ese sector primario, pero, ¡vaya si tiene Eusko Label! un Eusko Label reconocido mucho más allá de nuestras fronteras.

En estos tiempos donde el término corrupción lo invade todo, tienen más vigencia que nunca la Responsabilidad Social Empresarial o Corporativa. No seré yo quien ose apuntar lo que cada uno debe hacer con su dinero, pero cuando a ese dinero propio se le añaden fondos futo de la contribución de todos los ciudadanos, como en el caso de los Renove, opino que la cuestión merece, al menos, una mínima reflexión.

El impacto de esas inversiones realizadas en medios vascos, en medios de producción con Eusko Label frente a vienes importados, tiene un efecto multiplicador enorme en todo el tejido productivo y teje lazos ente la industria local y el ecosistema MH antes mencionado. Hablando en términos económicos, apostando por lo nuestro, el retorno de esa inversión privada+pública, con esfuerzo de toda la sociedad, tiene un pay back inmediato y multiplicador.

Desde las empresas vascas de MH estamos preparados y ansiosos para dar respuesta a los retos más exigentes que nos puedan plantear las empresas de nuestro entorno.