Si efectivamente en alguna ocasión la tan temida crisis o situación de deflación que estamos viviendo motivada entre otras cosas por la exposición al ladrillo en nuestro Pib, se ha llevado por delante lamentablemente a miles y miles de industrias.

Hay honrosas excepciones como la de los hermanos Corres y su empresa Flanker Mobiliario. Su eslogan lo dice todo. “Nuestra capacidad para trabajar”.

No se trata de la clásica empresa centenaria que acostumbra a informar de los hitos como si de un almanaque se tratara. No, se trata de una empresa con sentido común en su gestión y adaptándose a los cambios como un camaleón.

Empezaron en 1988 fabricando mobiliario domestico con una patente de mesa baja que se convierte en mesa de comedor. Fueron incrementando poco a poco su tecnología trasladándose a un sitio más confortable automatizando muchos procesos.

Llegaron a un nivel de equipación con una tecnología de primer nivel que se dieron cuenta que podían mecanizar además de madera, fibras diversas, plásticos y composites.

Ahora mismo más del 50% de su facturación está en el mundo ferroviario siendo un tier 1 a nivel de subcontratación, liderando a toda una pléyade de talleres entregando un producto llave en mano a un fabricante líder mundial.

¿Asombroso?. Pues no. Simplemente “Capacidad de trabajar”. Discurrir en qué y cómo, para qué y para quién. Eso si con mucho sentido común.

Enhorabuena seguir así sois un ejemplo.

Natxo Vadillo – Compitte –