Lo están diciendo hasta la saciedad y creo que a estas alturas todos ya sabemos lo que nos ordenan hacer.

Hoy es el primer día laboral en este excepcional estado de alerta que estamos viviendo. Hoy se vuelve a poner en marcha el país con su imprescindible industria al pie de máquina.

Digo imprescindible ya que es absolutamente necesario seguir abasteciendo y todos somos héroes en esta intendencia de guerra, por lo que nos toca arrimar el hombro.

Lo que hemos hecho personalmente durante el fin de semana en el confinamiento familiar, debe de ser una máxima en el también confinamiento industrial. Nada de aglomeraciones habituales en la máquina del café, en el vestuario, en el comedor, en las zonas comunes. Suspendidas las reuniones presenciales.

Los comerciales nos quedamos en casa, en remoto los técnicos os ayudamos a lo que haga falta, tolerancia en la disciplina horaria y medidas higiénicas que todos conocemos creo que son las pautas más recomendables.

Como en el ámbito del corporate compliance donde se provoca un canal de denuncias, yo creo que en esté escenario con mucha calma dentro de la tensión que se puede palpar, por favor llamemos la atención al compañero o el ciudadano anónimo que no hace lo debido.

Todo esto no depende sólo de las autoridades, será clave nuestro comportamiento ciudadano.

Suerte y a currar que de esta salimos. Vamos que nos vamos.

Natxo Vadillo – Compitte –