Jordi Pujol, Luis Bárcenas, Jaume Matas, caso de los eres de Andalucía, trama gurtel, caso noos, etc….. son los casos más recientes que ahora mismo sobre la marcha uno se acuerda sin hacer grandes alardes de memoria.

Hoy miércoles tres de septiembre escucho una noticia que me deja perplejo más si cabe. Resulta que el “señor” Carlos Fabra, tenía que entrar en prisión definitivamente y la realidad es que al final se ha vuelto a escabullir dado que a última hora su defensa ha pedido el indulto.

El debate que he escuchado en la radio era si el reo tenía que esperar la decisión del gobierno sobre su petición de indulto bien en la calle o bien en la cárcel.

La cosa es alucinante cuando uno se entera que durante el primer semestre del año 2014 han entrado en las prisiones españolas ni más ni menos que 252 personas por delitos de fraude a hacienda.

Personas que a buen seguro están pagando una pena horrorosa que es la privación de libertad, que desde luego al ser muchas de ellas anónimas seguro que ni siquiera se les ha dado opciones de tener medidas de “gracia” y que seguramente si alguna lo ha solicitado estará esperando su resolución entre rejas.

No es de un país serio que seamos uno de los lideres mundiales en condonar los delitos tan clamorosos y con tanta alarma social como los que se están evidenciando de corrupción.

No podemos seguir exigiendo ni un milímetro más de esfuerzo, lealtad, compromiso y ejemplaridad a los ciudadanos cuando vemos que los corruptos siguen siendo impunes.

La verdad que la cosa está que arde y no me extrañaría nada que algún colectivo o fenómeno político que otro, que ahora están tan de moda, aluden a entrar en una espiral como la desobediencia civil.

Ya esta bien. Es urgente dar un giro radical en este extremo y recuperar la confianza en los poderes del estado. De lo contrario esto es una vergüenza y un privilegio para unos pocos que no estoy dispuesto a consentir.

Hagan algo urgentemente señorías si es que hay alguna que aún tiene un poco de decoro.

Gracias.

Natxo Vadillo – Compitte –