La cita que menciono en el título de este artículo es de Josep Stiglitz, premio Nobel de economía 2001.

El Gobierno en su último Consejo de Ministros de finales de año,  aprobó con premeditación, nocturnidad y alevosía, un nuevo Real Decreto Legislativo 16/2013, que modifica la Ley General de la Seguridad Social y en concreto su artículo 109 de aplicación desde el 22 de diciembre.

En concreto han incorporado atributos antes excluidos como computables a la base de cotización referidos a las retribuciones en especie.

Así por ejemplo conceptos como donaciones promocionales, pluses de transporte y de distancia, contribuciones a planes de pensiones y sistemas alternativos, mejoras de las prestaciones de la seguridad social, entrega de acciones o de participaciones de las empresas, entregas de productos rebajados en los comedores de la empresa, bienes destinados a servicios sociales como guarderías, primas de seguros, etc… son ahora retribuciones que cuyos importes íntegros en gran parte de ellos cotizan a efectos de la seguridad social ahora y antes no.

Las organizaciones sindicales, abanderadas por la CEOE, se han puesto en pié de guerra con este nuevo cambio legislativo, dado que como es obvio inflaciona los costes brutos de los salarios, lastrando la competitividad de las empresas y seguramente la renta disponible de los ya maltrechos trabajadores.

Acompañamos esta novedad, a todas las demás medidas que a lo largo de la legislatura van aplicando en sus políticas el Gobierno, a los mal llamados “copagos” que yo mencionaría mejor “repagos”.

Repagos, ya que como contribuyente y por consiguiente, mediante el pago de mis impuestos, tengo derecho a percibir unos servicios en salud, educación, infraestructuras,  bien estar en general, que no debo de repagar por su uso y disfrute.

Por eso coincido en la opinión del galardonado economista y que muchos otros ciudadanos creemos. Nunca conseguiremos prosperidad y levantar la economía animando al consumo con una permanente política en austeridad.

Mariano. Fin de la cita.

Natxo Vadillo – Compitte