“Me da importa”. Cariñoso error semántico que me querida princesita, que con su lengua de trapo pronuncia cuando, en realidad quiere decir “me da igual”.

Sin embargo, si que “me da importa”y no “me da igual”dos asuntos a mi modo de ver ciertamente preocupantes en términos de riesgos a todos los niveles.

Uno es la inmigración clandestina y otro el cambio climático. Ambos efectos a los que nos tenemos que enfrentar la humanidad tienen su conexión.

El tercer mundo es en cierta manera paupérrimo, no sólo por sus líderes sátrapas, sino por el clima adverso que no hay manera de conseguir un mínimo razonable de calidad de vida para al menos la mayoría de su población.

La solución a este enorme problema humanitario no es actuar con políticas populistas y barata demagogia, a la que últimamente nos tienen acostumbrados en Europa, lamentablemente sus dirigentes, sino actuar en origen, ayudando a la pobre gente que ha tenido la desgracia de nacer en un sitio equivocado.

Ahora le llaman plan estratégico nacional, entendido como aquellas políticas que a largo plazo tienen como intención cambiar el modelo económico.

Y digo yo… ¿Porqué no desarrolla el primer mundo un plan estratégico mundial para salvar el tercer mundo? ¿No creen Uds. que además es una oportunidad de empleo? ¿Puede haber algo más enriquecedor para el ser humano que ayudar a otro semejante?

Como dice Pau Donés, (líder de Jarabe de Palo, enfermo en fase crítica), “hemos nacido en este mundo para ayudarnos los unos a los otros”.

“Me da importa” todo aquello que ocasiona un grave riesgo y no sólo para la seguridad nacional como intentan transmitirnos desde las jefaturas del estado, “me da importa” un horrible problema que no quiero dejar a mis hijos.

Menudo legado que estamos construyendo.

Natxo Vadillo – Compitte –

Nota. Gracias José Marí por la foto y por salvar a esté delfín varado en Laredo.