Para el conductor del coche medio actual, un vehículo de 10,7 años en la UE, las funciones conectadas como la asistencia activa al estacionamiento, el aviso de cambio de carril o los sistemas de alerta para el conductor pueden considerarse características de un futuro lejano. Pero el mundo conectado ya está aquí y casi todos los vehículos de alta gama vendidos en la actualidad se conectan a Internet para ofrecer varias clases de servicios personalizados.

Ya en 2016, BMW Connected pasó a instalarse de serie en todos los modelos de la marca, un sistema que ofrece un control del vehículo inteligente. Otros programas como Sync 3, de Ford, y On Star, de GM, se instalan de serie desde 2014.

El vehículo se integra cada vez más en el ecosistema conectado. Se estima que, en 2020, el 20% del parque de vehículos internacional tendrá algún tipo de conexión a la red, lo que equivale a unos 250 millones de vehículos conectados.

La proliferación de la conectividad en los vehículos tiene implicaciones en las áreas funcionales principales de la telemática de los seguros, la conducción automatizada y los servicios de movilidad e infoentretenimiento.

A través de la consultora de ingeniería MIRA, George Gillespie es una de las personas más destacadas en la evolución de la tecnología de vehículos conectados en Reino Unido y trabaja en colaboración con el Automotive Council UK . “El vehículo está muy integrado en el Internet de las Cosas”, comenta Gillespie. “Podría muy bien acabar siendo la mayor fuente de datos, ya que los vehículos conectados generan datos a un ritmo de 25 gigabytes al día, que puede llegar a los 300 terabytes, que son los datos que se estima que genera un vehículo autónomo al año”, detalla.

Pero, ¿qué significa todo esto para las empresas de automoción y las aseguradoras a largo plazo? Después de todo, estamos hablando de vehículos muy complejos que entrañan muchos más desafíos en términos de tecnología y riesgos respecto a los que las aseguradoras manejan hoy.

El gobierno de Reino Unido tiene previsto, para 2021, llevar a cabo una revisión legal para determinar diferentes cuestiones legales que afectarán a los seguros.

“¿Cómo va a homologar el gobierno estos vehículos? Los dilemas morales sobre el riesgo están sobre la mesa. Pero estos riesgos son muy inferiores a los riesgos que asumimos en la actualidad. Las máquinas reducirán drásticamente estas estadísticas de accidentes”, apunta Gillespie.” Pero el talón de Aquiles es que entonces el vehículo se convierte en un dispositivo ciberfísico, con las consiguientes ciberamenazas… la ciberseguridad no se puede reparar, solo podemos gestionarla” advierte.

¿Qué supone la conducción autónoma para el sector de los seguros?

  • Ciberseguridad: es el mayor riesgo existente para los vehículos conectados.
  • Complejidad del vehículo: dará lugar al seguro de responsabilidad del producto por parte de los fabricantes de vehículos. El diagnóstico de los datos y la determinación del responsable del fallo serán dos de los desafíos más importantes.
  • Coste del producto: menos siniestros, pero costes de reparación sensiblemente mayores, y la reparación es probable que solo se pueda realizar en  talleres autorizados.
  • Siniestros menos frecuentes: con menos accidentes, se han realizado varias estimaciones, pero el Banco de Inglaterra prevé una caída del 41 % en las primas de seguros de vehículos en Reino Unido para 2040 (el año en el que se estima que los coches  autónomos podrían suponer el 80 % de las ventas de vehículos nuevos).
  • Análisis de datos: nuevas oportunidades para monetizar el flujo de datos que las aseguradoras irán adquiriendo de los vehículos.
  • Nuevos modelos de seguro: los fabricantes de vehículos comenzarán a incorporar seguros a sus productos, como está haciendo Tesla en China. Dependiendo de la evolución de los vehículos compartidos, las primas de seguros podrían ser comerciales en lugar de personales.
  • Seguro dual en tiempo real: podrían desarrollarse complejos modelos de seguro en función de quién está al mando del vehículo en un momento determinado.

Los posibles puntos de entrada para los piratas informáticos son muchos, tanto físicos ,como remotos. A medida que las contramedidas vayan mejorando, se prevé que los ataques irán disminuyendo.

El vehículo conectado se va a convertir en la plataforma más compleja y con mayor riqueza de datos del IoT (internet de las cosas), lo que generará grandes desafíos para la resiliencia del vehículo digital, la identificación de los riesgos críticos y el diseño encaminado a abordar estos retos. 

LexisNexis Risk Solutions, una unidad de RELX Group, es líder mundial en analítica avanzada y tecnología de datos, con clientes en más de 100 países del mundo.

Trevor Lloyd-Jones, gestor de Contenidos de LexisNexis Risk Solutions