Parece bastante obvio que «las desviaciones relacionadas con el balance de pesos del submarino» que está construyendo Navantia en el proyecto que el Ministerio de Defensa le ha otorgado para sustituir las antiguas naves S-70 por las nuevas S-80 obedecen a un más que previsible error de diseño, ¿verdad?.

No es mi función buscar culpables, Dios me libre, pero si hacer reflexionar al lector de la necesidad de tener una adecuada cobertura a los riesgos del diseño, dado que  todos somos humanos y podemos cometer errores.

Según las distintas fuentes que han publicado la noticia (Ver http://goo.gl/i3vdG) al parecer la desviación que compromete la flotabilidad del submarino está entre 70 y 100 toneladas de sobrepeso.

En Navantia alegan  no sin razón que se trata de submarinos de «última generación» con «soluciones tecnológicas inéditas».

Ahora bien, es difícilmente comprensible que un mundo de ingeniería tan puntera existan estas desviaciones tan “gruesas” a pesar de la tecnología que nos ayuda a implantar el conocimiento, de los miles y miles de cálculos que se han acometido en el proyecto, se comenten errores de diseño que repercuten de forma alarmante a la estabilidad económica del proyecto y más aún a los posibles responsables y sus empresas.

En Compitte a esto le llamamos «mente factura» distinto a la tradicional «mano factura» que los programas de seguros habituales tienen por costumbre incorporar.

Las empresas de nuestro tejido industrial que quieren estar en la línea de la innovación tecnológica como la que nos ocupan deben de evaluar muy seriamente los riesgos derivados de la «mente factura» por aquellos perjuicios económicos que puedan ocasionar a terceros derivados de un error u omisión profesional.

Lamentablemente la industria aseguradora generalista no suele dar extensión a estas coberturas dado que es conocido por todos el enorme riesgo al que se exponen.

Nosotros consideramos que son coberturas más que necesarias y que deben de normalizarse poco a poco en la línea de ayudarnos a ser más competitivos.

Compitte está en esta orientación. Consulten su alcance y verán como les sorprenden las soluciones.