No, hoy no vengo a hablar de la cómica serie televisiva, hoy que me he levantado de nuevo algo preocupado por el inestable panorama que se nos avecina.

Hoy Alemania entra en recesión. Técnicamente se considera cuando llevas más de dos trimestres consecutivos decreciendo. Por consiguiente, la locomotora de Europa se para.

La incertidumbre del Brexit, la guerra arancelaria Usa vs China, Usa vs UE, Oriente medio de nuevo en permanente conflicto y ahora con Turquía como actor protagonista en esta película, Rusia a su bola, Brasil a lo suyo, Argentina en la anarquía, Chile con sus conflictos internos (nada pacíficos, por cierto) e incluso Bolivia que ha derrotado esta noche a su “aclamado” presidente. Así suma y sigue…

Mientras tanto aquí en España polarizamos más los extremos, nadie gana con solvencia y se vuelve a manifestar con mayor volumen que el bloqueo lamentablemente será una constante en la política nacional.

Ante este panorama de nuevo la carga sobre el crecimiento recae en las espaldas de la iniciativa privada. La industria, las pymes, los autónomos, continuamos todos los días procurando crecer, sin ayudas, sin presupuestos, sin alegría y por consiguiente con miedo al consumo, familiar y empresarial.

Espero que nuestras señorías tengan altura de miras y como bien dice una gran mujer y enorme persona, “no me percaté de lo fuerte que era, hasta que un día me tocó dejar a ir a alguien que todavía quería”.

Entierren sus egos y busquen soluciones trasversales. El país está dejando escapar la senda del crecimiento que aún tibiamente podemos presumir en este espacio de la zona euro.

Natxo Vadillo – Compitte –