Estas vacaciones he leído en una delicatessen de chacinas ibéricas, esta frase y me ha encantado, ya que no puede ser más acertada y más aún hoy en día con la que está cayendo con esta pesadilla que nos toca vivir.

A mi me gustaría ir más lejos. Además de la motivación de personas, es clave una cadena de suministro comprometida con el proyecto para tener una empresa con éxito.

¡¡¡El compromiso, qué bonita palabra!!! Esta es la clave a mi juicio.

En estos tiempos donde lamentablemente cada vez hay más intrusismo profesional -al menos en mi sector- actores sin escrúpulos que hacen lo posible por conseguir una póliza al precio que sea, sin poner el más mínimo acento en el riesgo, lo único que provoca es enturbiar inconscientemente la estabilidad del proyecto acelerando su letalidad.

Es insoportable la presión que los operadores de banca seguros ejercen permanentemente para conseguir sus objetivos de ganar y ganar, sin de veras hacer un trabajo win to win.

Desde luego no se debe bajo ningún concepto, abandonar el barco. Es aquí donde se demuestra el compromiso incondicional ante esta amenaza.

La consultoría profesional de calidad, en esto de la gerencia de riesgos, va a ser en un futuro muy próximo, una necesidad evidente en las empresas, consolidándose como los portavoces de confianza ante los mercados aseguradores impuestos por la banca.

Veremos…

Natxo Vadillo – Compitte –

Foto. Mural obra del artista urbano Jesús Mateos en homenaje a los trabajadores sanitarios que generosamente, han facilitado la vida a todos durante la pandemia. Plasencia, Cáceres.