No es la primera ocasión que ocurre. De hecho, van por la decena de casos y las fatídicas cómodas ya han sido retiradas y descatalogadas por su infame estabilidad.

Pero en esta ocasión el monto es inédito por lo elevado para el caso de muerte infantil en Estados Unidos.

Así son las cosas. Su jurisdicción además de indemnizar quiere ser ejemplarizante, sancionando con contundencia para que nadie se relaje, para que en adelante se prevé antes de lanzar nada al mercado, con la obligación de informar, de avisar e incluso llegando al punto más asombroso que puedas imaginarte en lo que a la prevención respecta.

Este es un claro ejemplo del por qué las pólizas de seguros de responsabilidad civil tienen tanta inflación en sus costes cuando tus mercados son aquellos de ultra mar.

Estoy seguro de que la aseguradora de Ikea tiene 46 millones de razones para invitar a su cliente a que testeé todos sus productos antes de ser ofrecidos en sus catálogos y siempre desde una óptica del riesgo al consumidor en evitación de cualesquiera accidentes domésticos que luego todos tenemos que lamentar.

Tenemos creado un observatorio de sentencias “americanas” de lo más inverosímil que te puedes imaginar. Conocemos de especialistas en el derecho “anglosajón” que por cierto la historia va por barrios ya que incluso de un estado a otro cuidado que la cosa cambia mucho.

A lo mejor antes de cerrar la operación de venta, además de armarte con una buena cobertura, por cierto, con suficiente músculo que no es lo habitual, conviene que se valore jurídicamente hablando tu exposición.

Ikea lo tiene claro, ya que cierra los acuerdos transaccionales. Pero claro, tu no tienes el mismo poder, pero cuando veas las barbas del vecino pelar, pon las tuyas a remojar.

Natxo Vadillo – Compitte –