La calle más alegre del mundo,

la calle donde viven juntas a la vez las cuatro estaciones del año, 

la única calle de la tierra que yo desearía que no se acabara nunca,

rica en sonidos,

abundante en brisas,

hermosa de encuentros,

antigua de sangre;

Rambla de Barcelona.

 

Federico García Lorca