Así es el difícil arte del jefe. Así de claro y de complicado es tener a la vez empatía con el equipo, ser el motor motivador y tener la seguridad que cumples con cada una de las reglas que tu empresa debe de soportar.

Queremos ayudarte y para ello además de estar bien asesorado en materia mercantil, nos permitimos darte un esquema de todo lo que debes de dominar sobre una póliza de seguros de administradores y directivos (D&O).

En esencia, recuerda que es un seguro de responsabilidad civil que se activa en base a reclamación con independencia del origen del error cometido. Por consiguiente, observa que tiene retroactividad desde la fecha de constitución de la sociedad.

Ten cuidado y no te enamores por la buena apariencia con la multitud de garantías que desarrolla. En muchos casos juega en tu contra. La mejor póliza no es aquella que describa muchas coberturas, sino aquella que tenga las mínimas zonas grises, también llamadas exclusiones y/o limitaciones.

En este controvertido ramo del seguro, los gastos de defensa son claves, por aquí se va la mayoría de las indemnizaciones. La póliza de seguros ideal debe permitir libre elección de abogados, para que estés cómodo con tus letrados de confianza, debe de tener un límite amplio y debe de poder anticipar gastos de defensa en ocasiones muy necesarios ante la urgencia de un hecho.

Ten cuidado que tus riesgos pueden estar en cualquier parte del mundo y que la demanda y por consiguiente el fuero es incluso en el país del domicilio de tus clientes. Y por si acaso, en caso de concurso con extinción valora la opción de poder pagar una última prima que te de soporte para al menos los 48 tortuosos meses posteriores.

Es importante prestar atención a la persona asegurada. En su definición te darás cuenta que alcanza hasta el último de la fila, incluso a todos aquellos pasados, presentes y futuros que en parte o en todo administraron alguna parcela. Por cierto, no te olvides de tu pareja, de los empleados que puedan ser codemandados, incluso de personas vinculadas que te ayudan en la toma de decisiones.

Igualmente es necesario saber que, como norma general, automáticamente las sociedades participadas, hermanas o filiales donde la mayoría del capital es de tu propiedad, están amparadas. Pero ojo al dato!! Si en alguna no tienes la mayoría consulta su inclusión expresa.

Mientras sea legal en España, es conveniente que tengas cobertura sobre multas administrativas, pero no te relajes con este asunto que te pueden sancionar en otra parte del mundo.

Hablando del mundo, es curioso, pero en algunas legislaciones es obligatorio pagar y que luego te reembolse tu seguro.

En materia de gastos presta especial atención a la extensión a aquellos que sean relativos a la investigación, la publicidad, extradición, contaminación y emergencia, todos ellos juegan a tu favor y se utilizan con mucha más frecuencia que lo que te imaginas.

La constitución de fianzas, civiles y penales, los gastos aval concursal, todos aquellos costes en evitación de embargos preventivos e imprescindible que ampare además los gastos de defensa penales por daños personales por homicidio empresarial.

Jamás podrás acudir al asegurador en caso de dolo, mala fe por tu parte. Por todas aquellas retribuciones alegales. Por aquellos marrones que conocías pero que no has expresado a la hora de contratar la póliza y por todas las contingencias que son susceptibles de ser amparadas por una póliza de responsabilidad civil general, profesional y medioambiental.

La reclamación debe de ser extensiva a los accionistas minoritarios, acreedores, empleados, competidores, entidades reguladoras, autoridades y sobre todo clientes y proveedores.

Mediante este instrumento financiero, tu póliza de administradores te protegerá ante entre otros asuntos a problemas de acoso y discriminación, ante una negligencia en la gestión, una mala decisión en la compra o venta de activos, por alguna insolvencia, incluso por un incumplimiento de contrato.

No lo dejes, acude a quien sabes sobre este complicado mundo jurídico si eres una empresa familiar, un gerente, alto cargo, tienes diversificación geográfica, o tu actividad tiene su que, por su puesto a medida que vas creciendo y ante los permanentes cambios de accionariado ya que no existe y además es imposible tener el control absoluto de tu entidad.

Natxo Vadillo – Compitte –