De nuevo un año más cerramos un ejercicio, que en lo personal ha sido quizás el más duro de mi vida. Uno se hace más fuerte cuando tiene que luchar contra la adversidad, sin embargo, lo cierto es que como humanos que somos, todo al final tiene su consecuencia. Ayer el covid, hoy la naturaleza. ¿Quién nos diría que veríamos el volcán de Cumbre Vieja activarse y llevarse tantos y tantos sentimientos?

Sinceramente para este 2022 no debemos cesar de trabajar y cooperar en la sostenibilidad del planeta. Nos va la vida en ellos y lo que es mas importante, de nuestras futuras generaciones.

Nos toca ser mejores