Puedo decir sin ningún genero de dudas que la pérdida de Juan Pedro ha sido un dudo golpe para este apasionante mundo aeronáutico Español.

La carta al director, publicada en el día de hoy en el Correo Español que han dirigido desde Euskadi sus compañeros y amigos es un testimonio francamente entrañable, que evidencia la enorme consternación que ha provocado su fatal desenlace.

La trayectoria profesional de Juan Pedro, iniciada en el País Vasco, continuando hasta el final de sus días en Andalucía, demuestra lo emprendedor que era dejando a su paso huérfanas organizaciones como Hegan, Itp, Cta, Hélice, Fada Catec, Atlas e incluso Airbus y muchas más que seguro que desconozco.

Personalmente tuve ocasión de tratar en persona con el Sr. Vela en dos ocasiones y curiosamente una en Bilbao y otra en Sevilla.

En ambos encuentros, pude constatar lo que todos y cada uno de sus amigos muestran en sus comentarios ante el dolor de su pérdida, pude ver en su rostro que efectivamente era una persona comprometida, apasionada de su trabajo y que escuchaba y ayudaba a todo el mundo desde sus inicios como es nuestro caso en Compitte.

En definitiva además de ser un enorme profesional su cariño en ayudar es algo que seguramente muchos de nosotros echemos de menos en el futuro.

Como dice mi buen amigo José Juez en su artículo, ahora Juan Pedro desde el cielo estará observando todo lo que ha hecho por los demás en la tierra mirando al cielo.

Todo un ejemplo del saber ser y el saber estar.

Que en paz descanse.

Natxo Vadillo – Compitte –