Entre los días 23 y 26 de diciembre de 2013, se ha producido una tempestad que ha afectado a buena parte de la geografía peninsular con distintos grados de intensidad y, de forma especial, a Galicia, Asturias, Euskadi y parte de Castilla León y Andalucía Occidental.

Sobre la base de los daños que se han producido procede distinguir entre las siguientes situaciones.

Primero, por daños derivados de inundación por embate de mar. El Consorcio de Compensación de Seguros (Ccs), asumirá los daños que se hayan producido por inundación y por embate de mar, a las personas y bienes que estén amparados por contratos de seguro que estuvieran en vigor en los días que se produjo la tempestad.

Segundo, por daños derivados del viento. Esta vez, el Consorcio de acuerdo con el Reglamento del seguro de riesgos extraordinarios, ha solicitado a la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), un informe de aquellos municipios en los que se hubiesen dado las condiciones de tempestad ciclónica atípica, al haberse superado rachas máximas superiores a 120 km/h.

Una vez que disponga este organismo del mapa con las zonas afectadas, lo publicará como en su página web, abriendo por tanto el plazo para la recepción de las reclamaciones de aquellos interesados.

Estos asegurados, deben acudir a sus respectivos mediadores de seguros, para presentar al Ccs, sus solicitudes de indemnización, o bien, directamente al Ccs.

Como es habitual el Ccs, gestionará directamente con sus propios medios, la tramitación y la peritación de los siniestros reclamados.

Desde Compitte, invitamos a suscribir coberturas derivadas de gastos de peritación en siniestros consorciables, con el fin de que tengamos representantes cualificados que nos defiendan los intereses respecto a las doctrinas del Consorcio.

Si tienes una empresa y estas afectado por estas condiciones extremas de la naturaleza, llámanos que te pondremos medios para que se atienda tu reclamación.

Natxo Vadillo – Compitte