En nuestro actual repertorio musical nacional, hay una banda que a mí personalmente me tiene cautivado. Se llama León Benavente.

Tienen una discografía de excelente calidad. En esta reflexión que me ha vendido se refiere a su tema que se llama La Ribera.

Llegando a casa me quedaba muy poco combustible. Venía escuchando la canción que os menciono que habla precisamente de la agresividad de esta sociedad consumista, liberal, de enorme tensión comercial y de mínimos valores.

Para mi sorpresa observo un nuevo servicio en la gasolinera. Veo una lavandería y no salgo de mi asombro.

Ya nos hemos acostumbrado de un tiempo hacia esta parte, en ver impresionantes supermercados en las estaciones de servicio, pero ya encontrarte con una lavandería me parece increíble y desde luego obedece al insaciable apetito de crecer en el negocio que fuere de las grandes marcas.

Idénticamente otros sectores como el financiero, te encuentras que en la actualidad son las inmobiliarias más agresivas, con mayor oferta, las distribuidoras de mediocres seguros, por su poder coercitivo, con “alianzas” comerciales de dudosa honestidad y nula ética deontológicamente hablando.

En resumen, lo que se prima en la actualidad es exclusivamente incrementar de cualquier manera nuestra cuenta de resultados sin preocuparse en absoluto de los consumidores y por consiguiente de un asesoramiento profesionalizado de calidad.

Lamentablemente el regulador del sector que desees analizar, mirará hacia otro lado ya que el lobby que estos grandes actores tiene al máximo nivel político y legislativo les seguirá dando la oportunidad de vender y ofrecer lo que les venga en gana.

Escuchen el tema Nuevas Tierras del segundo disco de nuestro querido cuarteto que habla con ironía de nuestra sociedad.

En fin. Soy un romántico profesional.

Natxo Vadillo – Compitte –