Precisamente en estos días que todo a punta a que por fin parece ser que van a encontrar la caja negra del Boeing 777 de Malasia Airlines, conocer noticias como la que os invito a leer publicada por El Confidencial, anima a seguir avanzando en la seguridad.

El invento que mediante un nodo wifi monitoriza elementos estratégicos de la aeronave, funciona como una caja negra en tiempo real, aunque su función no tiene que ver con el registro de datos para su posterior análisis tras un hipotético fallo grave, sino que su labor es eminentemente preventiva.

Con esta tecnología se podrá hacer una labor con antelación en el mantenimiento, más allá de la parada técnica obligatoria.

Que en Euskadi se avance en estas innovación demuestra que cada día somos más potentes a pesar de los pocos recursos que disponen los centros tecnológicos.

Enhorabuena.

Natxo Vadillo – Compitte –