Nos gusta decir que nuestra relación con los clientes se basa en la confianza. Esta es la clave sin ninguna duda en los negocios.

Muchas veces es una cuestión que se olvida. Las perturbaciones del día a día, del entorno, la presión por los objetivos, a lo mejor distraen lo que de verdad tiene que ser nuestra razón de ser, la confianza.

En este sentido lo hemos tenido siempre claro desde que nacimos ya hace 10 años. El método de trabajo que llevamos nace desde la preocupación por tu negocio, por tu estrategia, tus especialidades e idiosincrasia.

Entender como elemento de nuestra oferta el proceso de aprendizaje de tu programa de seguros, revisando con detalle las condiciones, incorporando nuestra opinión contextualizando tu necesidad, perfectamente adaptada e integrada en el programa de seguros, para que al fin y al cabo cuando ocurra la contingencia o el siniestro todo fluya como se espera, es quizás nuestra mejor definición.

Todo ello con las oportunas cargas de trabajo que implica poder atender en tiempo y forma, operatividad que nos ofrecen incondicionalmente nuestros aliados, siempre dispuestos a atender con prioridad, es aún más otro atributo altamente valorado por todos nuestros clientes.

Por todo ello, ahora que nos vamos de vacaciones, en espera de recargar las baterías y volver con energía para afrontar el otoño que viene con demasiada incertidumbre, me quiero acordar de ti, cliente que nos regalas con tu fidelidad y al resto del equipo que aportan nuestros aliados por su dedicación, sin ninguno de ellos, esto no sería posible.

Muchas gracias y a por otros diez años más.

Natxo Vadillo – Compitte –