Obama y Castro anunciaban simultáneamente el inicio de conversaciones entre ambos países enemistados desde hace cincuenta y tres años, reconociendo el primero que no han servido para nada los bloqueos y el segundo que hay que tender puentes para respetarse entre iguales.

Se dice que Su Santidad el Papa, el Gobierno Canadiense entre otros han sido los puntos de encuentro entre ellos. Sinceramente en mi opinión era más que previsible que tarde o temprano estaban avocados a entenderse y no seguir perjudicando a los ciudadanos.

No cabe duda que al final del gobierno de Barack Obama, este movimiento estratégico en sus relaciones con los americanos acerca sutilmente las frías relaciones con los vientos Bolivarianos del sur y sus relaciones con China y Rusia que siempre han sido fieles aliados con la isla del Caribe.

Después de España tengo muy claro que el segundo lugar del mundo donde mejor se vive es Cuba. Su clima, su gente, su cultura, su ingenio es alucinante. Para los intereses comerciales entre Cuba y España la noticia creo que es francamente importante.

Y desde el punto de vista asegurador estoy siendo testigo de lo que posiblemente será el fin de las famosas clausulas de bloqueo que las aseguradoras de origen norteamericano tenían que insertar obligatoriamente en sus contratos.

Estas clausulas nos obligaban a los profesionales a mirar con lupa las exposiciones de los riesgos que nuestros compatriotas tenían en aquel país, de tal manera que teníamos en ocasiones que abandonar la suscripción de los sensacionales programas aseguradores norteamericanos.

Simplemente por este hecho que no lastrará en lo sucesivo – siempre y cuando se suspenda el bloqueo – la competitividad de nuestras empresas, es un motivo de alegría que debemos felicitarnos ya que por fin poco a poco en este planeta se van uniendo los lazos entre históricos rivales.

Natxo Vadillo – Compitte –