Recuerdo esta incomoda pregunta que un ciudadano realizó en el programa, tengo una pregunta para usted, en la que el entonces presidente del gobierno no fue capaz de solventar con destreza evidenciando que vivía fuera de la realidad.

En este contexto, en muchas ocasiones me pregunto yo… ¿Importa o no importa la realidad de la empresa respecto al mercado?

¿Porqué lo digo? Frecuentemente en multitud de conversaciones y fundamentalmente entre compañeros de nuestra industria aseguradora, observo que su visión está muy lejos de la certeza, objetiva y cruel, pero certeza que nuestros valientes empresarios conocen muy bien.

Los profesionales que dominan el sabio arte de gestionar el talento, llaman “VICA” al futuro, considerándose este acrónimo con las iniciales de volátil, incierto, complejo y ambiguo.

Ese valle de la muerte que hay entre las dos gráficas equidistantes entre la realidad del mercado, de la sociedad, respecto a la evolución del conocimiento, de la innovación y en definitiva el talento instalado en las empresas es a donde tenemos que dirigir nuestros esfuerzos.

Bien orquestado podemos afrontar cualquier “VICA” que se ponga por delante. No hay tiempo que perder, el tiempo es un recurso absolutamente efímero en el mundo que vivimos que otorga una permanente presión ante la competencia para poder sobrevivir.

Por consiguiente, hay que hacer muchas cosas, pero fundamentalmente dos urgentes. La primera aproximarse de verdad al mercado, conocer las demandas de los industriales para conseguir innovación, y la segunda desarrollar el talento interno evolutivamente de nuestros colaboradores, fundamentalmente a los líderes de las organizaciones para avanzar en el know-how, que además de conocimiento práctico y habilidad, también significa conjunto de conocimientos técnicos y administrativos que son imprescindibles para llevar a cabo un proceso comercial y que no están protegidos por una patente.

Natxo Vadillo – Compitte –