Si algo bueno tiene esta lamentable pandemia, desde luego, en mi opinión ha sido todo el despliegue que entre todos hemos motivado, compartiendo el conocimiento mediante webinars.

Recientemente escuché una clase magistral de la mano de nuestro clúster Hegan a Gonzalo Serrats y José Antonio de las Rivas, hablando de la gestión ágil y eficiente ante la incertidumbre. Claves y recomendaciones ante un entorno VUCA (Volátil, Incierto, Complejo y Ambiguo).

Igualmente, desde hace unos meses tengo el placer de seguir en las redes sociales a Emma Trilles (a quien te recomiendo) experta coach que habla desde las emociones y siempre basada en las personas.

Es curiosísimo que reputados ponentes, expertos de reconocido prestigio, unos en el ámbito de la empresa y otros en el ámbito de las humanidades, al final todos hablan entre líneas de los mismos consejos, todos y cada uno de ellos nos aconsejan de forma análoga.

Unos hablan de quitar grasa, escuchar a los clientes, adecuar los recursos al ritmo real, procurar dar ánimo a las personas motivando con la luz al final del túnel, ser pragmático, fuera reuniones inoperativas, afianzar las colaboraciones de aliados robustos como clave del éxito para crecer de forma esbelta.

Otros nos hablan, del reconocimiento de la situación vigente. No se debe de llamar “nueva normalidad”, es mejor llamarle la nueva realidad”. No hay recorrido si no aceptamos previamente la situación de partida a la que estamos sometidos.

Conviene aprender a vivir en crisis perpetuas, aprender a tener estrategias que se adecúen a la volatilidad, en definitiva, estrategias de futuro para crear futuro. Todo ello en un pensamiento distinto para ver cómo podemos dedicar nuestras capacidades en innovar en producto y servicio, en procesos y en organizaciones.

Pero volviendo al inicio, quitar grasa, analizar aquellas cosas que te molestan, te hacen lento, te enturbian, no aportan valor, son prescindibles, en definitiva todo aquello que pueda ser despreciable quítatelo que la vida es muy bonita y merece la pena aprovecharla a tope con quien se merece estar a tu lado.

Yo ya he empezado, ¿y tu?

Natxo Vadillo – Compitte –