Hoy he leído en economía de hoy un artículo que me ha sorprendido de forma muy agradable.

Está claro que se agotan las energías fósiles en las próximas décadas, siendo un motivo de gran preocupación para toda la humanidad.

Que la industria de la ciencia tan maltratada en este país esté en la vanguardia de la innovación, dando respuesta a necesidades energéticas que demandaremos en este mundo incansable de agotar sus recursos es cuando menos esperanzador.

Las Universidades de Sevilla y Córdoba que han patentado este avance conseguido a nivel de laboratorio, anima a tener cada día mayor esperanza de que nos vamos a ir poco a poco por la senda del mundo limpio y energéticamente hablando sin problemas de abastecimiento.

Enhorabuena. Seguir trabajando con esa ilusión que viéndolo desde el punto de vista de la gerencia de riesgos no deja de ser una enorme amenaza a la que se expone la industria (Natxo Vadillo – compitte.com)