En muchas ocasiones te encuentras con empresas que presumen de tener decenas de clientes. Luego empiezas a rascar más en profundidad y te das cuentas que la realidad es que tuvieron decenas de clientes y que en la actualidad depende su facturación en uno o dos clientes a lo sumo.

Todos estamos de acuerdo que ante este escenario eres tremendamente cautivo de quien te demanda tus servicios y no digamos más si eres una subcontratación pura. Te tiene comprometido en tanto le haces falta, te aprietan en los precios sistemáticamente y en las exigencias de productos.

Muchos gerentes para romper con este círculo malicioso intentan salir a la calle a buscar más clientes, acuden a ferias, etc…

Respecto a este último extremo, personalmente opino que hay que estar donde existe capacidad relacional. Quizás hay que pararse a pensar en cooperar con otros que puedan ser competidores tuyos, internacionalizarse en búsqueda de nuevos mercados e incluso invertir en el desarrollo de productos propios.

Pero si nos inquieta desde ese prisma la cautividad, en cuanto a mi porcentaje de la facturación estando a la voluntad de la empresa tractora, ¿nos hemos parado a pensar en el hipotético caso de que quien nos compra sufra un gran siniestro como el que estamos viviendo de Campofrío?.

En la historia de la industria a nivel mundial tenemos innumerables ejemplos de organizaciones que se han ido al garete por no pararse a pensar sobre los riesgos a los que estoy expuesto, directos e indirectos como el que paro en esta ocasión a reflexionar.

Organizaciones que hacen el envasado, etiquetado, ganaderos, agricultores y toda una pléyade de empresas y empleos ahora están colgando de un hilo, ya que no han previsto esta contingencia.

Por eso insistimos hasta la saciedad en las técnicas de la gerencia de riesgos. Sabemos como resolver estas inquietudes siempre y cuando quieras avanzar en la gestión y acudas a un diagnostico que apunte en la diana de lo que nos preocupa.

Existen soluciones. Consulta por favor. No vale lamentarse, hay que gestionar con los mejores recursos posibles.

Natxo Vadillo – Compitte

Imagen propiedad de burgosconecta.com