Ser grande

Ser grande

Mis abuelos vivían en casa, habían cerrado la casa del pueblo y con mis padres vinieron a Vitoria para que mis hermanas fueran al colegio. Mi abuela murió cuando yo no tenía 4 años. Mi abuelo y yo nos hicimos inseparables, yo al menos así lo veía. Le gustaba contar...