A los hispanos se nos diferencia de otros pueblos de este mundo entre muchas otras cosas por una particularidad muy nuestra. “La gana”.

Cuando nos da “la gana” de hacer algo somos los primeros, sin embargo, cuando “no nos da la gana” de hacer también somos los líderes en el inmovilismo terrenal.

Para darle mayor énfasis a la expresión solemos acuñar previamente el adjetivo “Real”, dándole por tanto mayor empaque a la expresión “porque me da la Real gana” versus “porque no me da la Real gana”.

Ahora justo cuando volvemos a retomar la bendita normalidad, después del necesario periodo vacacional, veremos de nuevo en los telediarios y en los medios de comunicación, consejos para deshacer la pereza y el síndrome el estrés posvacacional que muchos sufren.

Particularmente a mi me gusta siempre pensar en positivo y considerar que las vacaciones son un capricho necesario, pero un capricho. Un lujo que muy pocos o ningún otro pueblo en el mundo lo vive con igual devoción.

Por eso, cuando te tomas las cosas de esta manera el síndrome desaparece en un instante, ya que ahora toca pasar el estado de “pienso luego hago”, abandonando el estado “pienso luego existo”.

Si te da la Real gana de ver así las cosas y pasar a un estado en activo para volver a amasar réditos que provoquen permitirte el siguiente capricho, seguro que serás más feliz y yo te lo agradeceré, ya que trabajando con pundonor* seguro haremos de “esto” que entre todos llevamos adelante, un país un poco mejor y más próspero.

A curra toca.

Natxo Vadillo – Compitte –

* de origen Catalán “punt d´honor”; literalmente “punto de honor”. Dícese del sentimiento que impulsa una persona a mantener su buena fama y a superarse.