2020 también es llamada una llave fija. 1430 es recordado como el un Seat de la transición, versión de alta gama de su coetáneo 124. 911 es mi número favorito, el grafismo que identifica la obra maestra de todos los tiempos del automóvil.

Visto de otro modo, las 20:20 son las horas que aprovecho a cenar, las 14:30 son a las horas que aprovecho a comer y las 09:11 son las horas a las que normalmente arranco mi jornada saliendo de casa.

Me estoy haciendo mayor, la verdad. Me he puesto en un modo demasiado analógico para el momento que vivimos, pero es que lamentablemente vamos a añorar lo manual y en muy poco tiempo.

No podemos ir en contra de la evolución, eso no es bueno. Está claro que donde no hay evolución hay retroceso, pero de veras que creo que vamos a echarlo mucho, pero que mucho de menos.

En esta era que vivimos de la tecnología, donde durante está década veremos asombrosos inventos que ya están ahí como la conducción autónoma, los taxis voladores, la aviación supersónica asequible, el desarrollo de los asistentes domóticos con los robots como uno más de la familia, etc… nos va a llevar inevitablemente a una profunda transformación en el consumo.

Veo de un tiempo a esta parte que las ventas on line no dejan de crecer a ritmos de vértigo. Por el contrario, el comercio local, tradicional, de igual manera al mismo ritmo se está cerrando ya que le es imposible competir.

Esto conlleva a la despersonalización del servicio. Al abandono de las especialidades. A la renuncia de los artistas, los gremios en general y porqué no decirlo también de los profesionales.

No digo yo que no se deba de utilizar la banca digital -yo seré el primero- pero no se debe de renunciar al valor del ser humano, profesional y honesto, todo ello en su justa medida y sabiendo valorar caso a caso su utilización.

Por favor no acudas a una tienda local de ropa deportiva, te pruebes una determinada zapatilla, confirmes que te gusta y que te queda como un guante, des las gracias, te marches y a la vuelta de la esquina confirmes el pedido con tu Smart Phone por el mero hecho de ahorrarte apenas unas decenas de euros.

Así no vamos a ningún lugar. En internet no te van a asesorar si tu pisada es pronadora, supinadora, neutra o normal. No te van a recomendar con precisión una determinada equipación en función de tu hábito deportivo.

Cada cosa a su medida por favor. Piénsalo dos veces antes de darle al ok.

Feliz año nuevo y que Dios reparta suerte.

Natxo Vadillo – Compitte –