Ni por casualidad -obsérvese el artículo adjunto-, con la más rigurosa actualidad aseguradora, y es que nos encontramos en un momento histórico ante la falta de capacidad y mínimo apetito asegurador en determinados escenarios industriales.

El endurecimiento del mercado produce la necesidad de adaptación de los costes de los seguros junto con la adecuada gestión de los riesgos para la protección de las cuentas de resultados en caso de siniestro.

Esto lleva a ajustes en contratación de límites a la baja, de franquicias al alza y de condicionados con coberturas inferiores.

Nada de esto puede decidirse con objetividad si no existe una gerencia de riesgos previa que controle los mismos y que esté ligado a una fuerte política de prevención, motivo por el que ahora vuelven a estar en auge las inspecciones de riesgos en las instalaciones industriales, precisamente para identificar el estado de estas y poder tomar decisiones adecuadas en función de los resultados de los informes.

 De cara a la renovación más próxima como podemos comprobar entrarán en una situación incómoda muchos gerentes y directores financieros, ante la desagradable noticia de falta de capacidad y sobre todo aún más por la inflación en los costes.

No es baladí esta oportunidad de tomar decisiones en gestión, determinaciones adecuadas, proporcionadas a tu tamaño empresarial, caso a caso, personalizadas incluso adecuando la normativa en vigor.

Así de esta manera tienes ciertas posibilidades de éxito en la colocación de tu programa asegurador, de lo contrario lamentablemente verás un muro infranqueable.

No lo dejes para el final, actúa ya, consúltanos.

Natxo Vadillo – Compitte –