¡Porqué tu no eres yo!

¡Porqué tu no eres yo!

¡Porqué tu no eres yo! Dícese de una cariñosa expresión con la que mi pequeña este verano increpaba a mi grande; cuando ante su todavía incipiente destreza natatoria, se apuraba por el revolcón de una ola.  Así mismo, dícese del argumento más común escuchado por...