¡Porqué tu no eres yo! Dícese de una cariñosa expresión con la que mi pequeña este verano increpaba a mi grande; cuando ante su todavía incipiente destreza natatoria, se apuraba por el revolcón de una ola. 

Así mismo, dícese del argumento más común escuchado por esta parte, cuando nos apresuramos a contextualizar siniestros y/o algunos episodios públicos, que generan suficiente alarma social, ante el negacionismo más habitual, que eso únicamente les pasa a las grandes firmas.

Magrudis con una cobertura de 300.000 € a indignado a las asociaciones de consumidores y […]