Desgraciadamente todos los años en la industria, tenemos accidentes graves o muy graves que terminan en un desenlace fatal o en secuelas irreversibles.

Hace unos días nos ha tocado de cerca en la casa de un cliente, cuando en una operación habitual, una subcontrata, presuntamente por un exceso de confianza,  se provoca un accidente por atrapamiento y como consecuencia la muerte del operario.

Tenemos un ordenamiento jurídico claro relativo a la prevención, nos consta que se cumple en gran medida, pero al final siempre acaba apareciendo el factor humano que es […]